¿CÓMO HABLAR DE SEXUALIDAD CON TUS HIJOS E HIJAS?

¿CÓMO HABLAR DE SEXUALIDAD CON TUS HIJOS E HIJAS?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:hijos / sexualidad

Hablar de sexualidad con nuestros hijos e hijas no siempre es fácil, la mayoría de nosotros no hemos recibido una educación sexual en casa, es un tema tabú en nuestra sociedad que hay que ir normalizando.

Aunque no seamos conscientes de ello, los padres educamos a nuestros hijos e hijas en afectividad y en sexualidad desde que nacen, la forma de relacionarnos con la pareja, el silencio en relación a determinados temas está educando a nuestros hijos, ¿no sería mucho mejor hacerlo de forma consciente?

El autoconocimiento es parte esencial de la educación sexual, empieza desde muy pequeños, cuando las niñas y los niños se tocan sus genitales explorando esa zona de su cuerpo, conociéndola e integrándola en su esquema corporal. Jamás hay que decirle a una niña o un niño “eso no se toca”, ellos nos buscan tocarse con la misma intención que lo hacemos los adultos, simplemente están descubriendo su cuerpo.

La sexualidad empieza en uno mismo, en conocer el cuerpo, conocerlo, saber lo que me gusta y lo que no me gusta ayudará a nuestros hijos a tener relaciones saludables con ellos mismos y con los demás, a cuestionar la información que reciben y a tener la confianza de hablar con sus padres si tienen dudas.

Pero… ¿Cuándo hablo de sexualidad con mi hij@? ¿Qué le cuento? ¿Hasta dónde? ¿Existen recursos para facilitar estos temas?

TRES TIPS/CLAVES PARA HABLAR SIN TABÚS SOBRE SEXUALIDAD CON TUS HIJOS E HIJAS.

  1. Cuéntales simplemente hasta donde quieran saber.

    No se trata de darle un discurso fuera de contexto, aprovecha las ocasiones que se presentan en el día a día y su curiosidad para hablar sobre ello, ten en cuenta su edad y sus necesidades. Utiliza un lenguaje adecuado para su edad y explícale lo que te pregunta, verás que mostrará interés hasta un determinado punto y cuando ya no quiera saber más sobre el tema se irá o se interesará por otra cosa.

  2. Lo que no se nombra, no existe.

    Llama a las cosas por su nombre, no utilices eufemismos para hablar de los genitales (vulva, vagina, pene…). Lo más importante para empezar una buena educación sexual es normalizar y respetar.

    Conocer el nombre de los genitales y saber que es una zona íntima que no todo el mundo puede tocar, explicarle a tu hij@ que solo él o ella pueden decidir quien toca esa zona y que siempre que alguien lo haga tiene que decírnoslo es imprescindible para prevenir los abusos durante la infancia.

  3. Utilizar libros y cuentos.

    Sentarnos a leer un libro con nuestros hijos e hijas puede ser un gran recurso e interesante actividad para saber qué piensan sobre ciertos temas, cómo los interpretan ellos y ellas y puede iniciar conversaciones muy interesantes. Pero por desgracia, el tema de la sexualidad en la infancia sigue siendo tabú, especialmente la sexualidad femenina. Por todo esto y mucho más hemos creado un precioso cuento que os servirá de guía para acompañar a vuestras hijas en el conocimiento de su cuerpo y de su sexualidad. Ahí abajo es un interesantísimo cuento ilustrado sobre sexualidad femenina que a través del lenguaje simbólico de las maravillosas ilustraciones da rienda suelta a la imaginación, rompiendo el hielo y facilitando que afloren dudas, miedos y tabús tanto de niñas, niños y adultos. Está dirigido a todos los públicos, de cualquier edad. Cada persona que lo lea, probablemente, le dé una interpretación. Una niña de 2 años, no entenderá ni preguntará lo mismo que una de 10, por ejemplo. Esa es la magia del cuento.
    Además, la otra mitad del libro, es una interesante guía en la que facilita herramientas al lector o lectora el significado de los símbolos del cuento y descripción de cada zona y función que en el cuento Ahí Abajo se detallan sobre la sexualidad femenina.

La sexualidad está implícita en los seres humanos, desde que nacemos, la curiosidad por el tema es natural y si no solventamos sus dudas nosotros y nosotras, buscarán otros medios no tan recomendables para solventarlos. Por ejemplo: internet.

Rompe la rueda, empecemos a derribar los mitos y tabús que existen alrededor de la sexualidad todavía en nuestra sociedad, desde el inicio, desde la infancia.